Columnas

ENTRE COLUMNISTAS: Escribiendo entrelíneas…

AMARRES DE AÑO NUEVO

Anwar Moguel

Aunque la “tregua navideña” brilló por su ausencia el pasado mes de diciembre -las negociaciones y jaloneos no pararon ni un solo día- será en estas dos primeras semanas del nuevo año cuando los partidos definan sus coaliciones y a sus candidatos, por lo que el 2021 está empezando a punto de ebullición.

Si bien no hay nada firmado, el panorama hasta este domingo 03 de enero es que en la coalición que encabeza Morena, el PT se quede con al menos cuatro candidaturas a presidencias municipales (Cozumel, Bacalar, Tulum y Solidaridad) después de que fueron sacrificados en el reparto de diputaciones federales, el Verde se agencie dos candidaturas (Puerto Morelos e Isla Mujeres suenan fuerte) y el resto de las demarcaciones se queden en manos del partido guinda.

En la acera de enfrente el arreglo sería más salomónico, con cuatro candidaturas para el PAN (Benito Juárez, Solidaridad, Isla Mujeres, Lázaro Cárdenas) cuatro para el PRD (Tulum, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Puerto Morelos) y tres para el PRI (Cozumel, Othón P. Blanco, Bacalar). La disputa más seria que tienen estos partidos para firmar su alianza es Cancún, que se pelean con garras y colmillos los blanquiazules y los amarillos, pero todo indica que será el PAN quien se quede con esa candidatura.

Claro que este reparto geoelectoral es absolutamente tentativo, ya que ambas coaliciones aún están evaluando la mejor estrategia de guerra a seguir, entre estas la decisión de atomizar la coalición en algunos municipios a través de una alianza parcial a fin de tener más posibilidades de triunfo. Todo se vale en el amor y sobre todo en la guerra, más cuando es electoral.

CARLOS JOAQUÍN Y AMLO EN LA GUERRA ELECTORAL

Javier Chávez Ataxca

Ha entrado en calor 2021 con su intenso aroma electoral que anuncia el proceso culminante de 2022, cuando Carlos Joaquín González dejará vacante la gubernatura con enormes posibilidades de entregar el trono a Morena –¿acaso a Marybel Villegas Canché?–, a menos que el ejército coordinado por Carlos Joaquín –PAN, PRD y PRI– pueda organizarse superando puntos de desacuerdo para contrarrestar la pesada influencia del presidente Andrés Manuel López Obrador. Morena es favorito en la imagen satelital actualizada, pero no ganará por decreto este año las alcaldías de Cancún, Playa del Carmen y nuestra capital chetumaleña.

En la otra elección simultánea, Morena no podrá conservar las cuatro diputaciones federales de mayoría relativa cosechadas con su “carro completo” de 2018, damnificado por la mediocridad de sus diputados y por su dañina alianza con el Verde Ecologista que desinfla su vigor competitivo, por permitirles encabezar dos distritos con cabecera en Playa del Carmen y Cancún. El PT es el tercer aliado que nada significativo aporta a la 4T.

Los Comandantes supremos de la elección son Andrés Manuel López Obrador y Carlos Joaquín González, quien tiene en bandeja la posibilidad de derribar a la arrogante escuadra encabezada por Morena y dependiente por completo de la aceptación de AMLO, pero en estas batallas entran en juego otros factores que no se agotan en simpatías e intención del voto, porque se movilizan estructuras y estrategias que pueden provocar desenlaces de pesadilla para quienes ya se saben triunfadores por voluntad del destino.

LOS TEMAS DE CAMPAÑA

Julian Santiesteban

Más allá de las propuestas, la diatriba será la constante en las campañas electorales por venir, sobre todo, porque es más fácil el denuesto que el compromiso con el elector. La dinámica no es nueva, pero en el proceso federal en curso y el local, que iniciará la siguiente semana en Quintana Roo, todos los partidos y coaliciones echarán mano del error del “de enfrente”, para intentar convencer a un elector cada vez más exigente, de que representan una mejor opción en el gobierno.

La campaña de contraste, de descalificación, es la más sencilla, sólo habrá que cuestionar si en Quintana Roo ya hay “más oportunidades”, obras de infraestructura y proyectos emblemáticos,  si el sur se desarrolló y vive mejor; si en materia turística se ha mejorado la infraestructura y las políticas que rigen la actividad, si en materia económica en general el estado se encuentra mejor que en la “oncena trágica” que representaron los gobiernos de Roberto Borge Angulo o Félix González Canto. Si se les aplicó la ley como se prometió, si regresaron los recursos desfalcados a las arcas y si, en materia de justicia, queda la satisfacción del castigo recibido y no la sospecha del “acuerdo” alcanzado. Que no son iguales a los que antes gobernaron, dijeron, ¿qué opina el elector?

Y la 4T también tiene enormes deudas sociales: la llegada de la Secretaría de Turismo (Sectur) a Chetumal, que la “zona libre” decretada dos años después de los prometido fuera realmente benéfica para todos los ciudadanos  y no restringida a un pequeño sector empresarial; baja en el precio de gasolinas. La diferencia, tal vez, es que en lo local el gobierno termina y el federal apenas va a la mitad. Hay tiempo aun para cumplir. Pero independientemente de ello, vaya acostumbrándose el elector a la enorme cantidad de promocionales en las que escuchará todo lo malo que han hecho los diferentes gobiernos, la decepción que han representado todos aquellos que dijeron que harían el bien para la sociedad y la manera en que todos serán los “portadores de la verdad”, aunque el pasado y sus acciones los condenen por sí mismos. Las campañas iniciarán en la segunda semana de abril, pero las descalificaciones ya arrancaron desde mucho antes.

¡PARA INICIAR EL AÑO!

Ángel Ramírez Hernández.

Chetumal la capital de Quintana Roo, inició oficialmente el año como “Zona Franca”, de acuerdo al decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación. Esto acerca a Chetumal, que no a todo Quintana Roo, a algunos beneficios fiscales. Por principio nuestra región es libre de impuestos a la importación, sí, pero con los países con los que no tenemos acuerdos comerciales y son pocos.

Entre los beneficios que goza el antiguo Payo Obispo están: La reducción del ISR del 30 al 20% y la reducción del IVA del 16 al 10%. Pero la letra chica del decreto dice que no se aplicarán estímulos al precio de los combustibles, como sucede en otros municipios que están en frontera con Guatemala. Estos estímulos solo lo recibirán en municipios fronterizos de Chiapas, Tabasco y Campeche, como por ejemplo Calakmul y Candelaria, Campeche, donde se reducirá el IEPS de los combustibles para hacerlos más baratos que en el colindante departamento de Petén, Guatemala.

En cambio, para nuestra ciudad no hay, porque los precios de los combustibles son más bajos que los de Belice, el principal país con el que colinda, por mientras iniciamos el año con un incremento en gasolina y diésel de 20 centavos. Es decir, si usted creyó que el anuncio presidencial nos iba llevar a la cumbre económica y la reactivación comercial, se equivocó y ya se lo habíamos adelantado, hay que talonearle y a todo lo que da. Porque mire, datos oficiales sitúan a Quintana Roo y a la Ciudad de México, como las ciudades donde se perdieron más empleos, dos de cada tres empleos se perdieron por la pandemia durante 2020. Levantarnos en este rublo en particular le va a costar a Quintana Roo,  porque nuestra Secretaria del Trabajo es de dos velocidades, primera y reversa, esa es la principal causa que nos identifica en este duro tema con la Ciudad de México.

Sin duda 2021 aportará oportunidades para levantarnos; pero eso, depende exclusivamente de nosotros, nuestras autoridades, de los niveles que quiera, seguirán nadando de pechito y simulando.

Artículos Relacionados

“LA ÚLTIMA PALABRA”: MINERÍA DE VOTOS

adminzone

EL SOLITARIO DEL PALACIO

adminzone

ENTRE COLUMNISTAS: Escribiendo entre líneas…

Eddy Bonilla

Deja un comentario